Civil, mercantil y concursal

phone icon+34 913 593 200
divider

Magazine Legal

separator


LAS “NUEVAS” INSOLVENCIAS PUNIBLES: art. 259.2 CÓDIGO PENAL

/ 0 Comments /

La diferencia entre el numeral primero y el segundo del artículo 259 Código Penal es meramente causal. Ya en el anterior artículo criticábamos el carácter no causal del número primero del citado artículo, en el sentido de concretarse el ilícito penal en cuestiones simétricas a las previstas en el artículo 164. 2 Ley Concursal pero, y ello era lo relevante, sin que constituyera elemento del tipo la causación de la insolvencia. Pues bien, cuando alguna de las conductas descritas en el artículo 259.1 Código Penal provoque la situación de insolvencia habrán de imponerse las mismas penas que las previstas en ese párrafo primero.

Así, la previsión de una sanción penal idéntica para las conductas descritas en los apartados primero y segundo del artículo 259 Código Penal resulta asombroso, pues, además de todos los elementos típicos de las conductas o comportamientos descritos, el artículo 259.2 Código Penal exige, precisamente, la imputación objetiva de la insolvencia.

De esta forma, ya no sólo es criticable que en el capítulo dedicado en el Código Penal a las “insolvencias punibles” se suprima como modalidad típica la causación de la insolvencia, es que esa limitación es difícilmente conciliable con la fijación de los requisitos de procedibilidad del artículo 259.4 Código Penal y vinculados a la existencia de la propia insolvencia.

Cabe pensar que dicho artículo no supedita la tipicidad de las conductas descritas a la generación de la insolvencia, sino que condiciona a ellas la exigencia procesal de la responsabilidad penal.

Por último, se hace necesario, también, advertir que atendiendo a que la sanción penal para los comportamientos imprudentes está regulada en el apartado siguiente tercero del artículo 259 Código Penal, también resultará de aplicación a los supuestos de insolvencia punible causal.

Los problemas que identificábamos y las conclusiones que ofrecíamos en nuestro anterior artículo son plenamente aplicables al presente análisis. Se hace, cada día, más necesario disponer en cada empresa, y más concretamente en el Consejo de Administración u órgano que lo sustituya, de un asesoramiento legal altamente especializado en los ámbitos mercantil y penal económico.

 

 

Jaime Rodríguez-Piñero Cebrián

Socio  Abogado

separator

No comments so far!

Comments are closed